Bienvenido a ABR Américas

Guía nutricional de ABR

Nuestras familias a menudo nos piden consejos acerca de la alimentación de sus hijos.

Las técnicas ABR, que proporcionan una mejoría constante en la salud de sus pacientes, van de la mano de una dieta que tiene en cuenta lo necesario para desarrollar una mayor vitalidad en nuestros hijos y asegurar la regeneración de sus tejidos.

Como se explica a los padres durante las evaluaciones de ABR, debes comprender que el metabolismo de tu hijo (a) es mucho más débil que el nuestro y que su digestión es particularmente difícil. Por lo tanto, todo lo que se pueda hacer para ayudar a su sistema digestivo y para reducir la sobrecarga del estómago le ayudará significativamente a funcionar mejor.

Por eso hemos desarrollado esta guía nutricional.

Supervisión del tamaño de las piezas y de la cantidad de las raciones

Si tu hijo (a) puede comer alimentos sólidos, pero es incapaz de masticar adecuadamente, es importante considerar el tamaño de las piezas que se le dan. Si las piezas son demasiado grandes, las enzimas digestivas, que en su caso están reducidas en cantidad, no son suficientes para disolver adecuadamente estas piezas. Además, las enzimas sólo funcionarán sobre la capa externa del alimento. Por lo tanto, pueden producirse dos situaciones: esos remanentes de alimentos permanecerán en el estómago por mucho mayor tiempo o fluirán muy lentamente a través del sistema digestivo. Y ambos casos requieren de mucha energía para lograr un proceso digestivo completo. En los niños que son incapaces de masticar, una gran cantidad de alimentos servida en una sola comida, aunque sea en forma de puré, también aumentará los mismos problemas.

¿Qué debo usar para alimentar a mi hijo?

En general, se recomienda comprar alimentos orgánicos y lo menos procesados posible.
Por lo tanto, preferimos los alimentos en su estado más natural:

  • Verduras y vegetales frescos
  • Cereales no refinados
  • Carnes y pescados frescos
  • La menor cantidad posible de productos lácteos

Es decir, siempre busca alimentos que sean muy frescos, menos procesados, alterados y refinados tanto como sea posible.

  • Es importante evitar y eliminar:
  • Comidas procesadas y alimentos congelados (pizzas, etc…)
  • Azúcares, especialmente las refinadas como la blanca. Si usted realmente necesita dar con moderación (tenga en cuentaque los niños con epilepsia no deben consumir azúcar)
  • Bebidas gaseosas y otras bebidas azucaradas

Recomendamos entonces a los padres de ABR eliminar todos los granos que contengan gluten y los productos lácteos. Los niños, que tienen un metabolismo deficiente, avanzan mucho más rápido cuando evitan alimentos que contengan gluten y caseína (principal proteína presente en la leche y queso).

Buenas combinaciones de alimentos

El hecho de que tu hijo (a) tenga una digestión deficiente debe ser motivo para limitar los tipos de alimentos que debe consumir en una sola comida. Cada tipo de alimento requiere de distintos tipos de enzimas y si le das proteínas y carbohidratos juntos en una sola comida tendrá dificultades para su digestión.

De tal manera, que sugerimos optar por el uso de vegetales como base de cada comida. Los vegetales deben ser cocinados en forma ligera al vapor lo que permite mantener su textura crujiente y su color original.

Puedes agregar a los vegetales granos como arroz, quinoa, mijo o alforfón o trigo sarraceno (tipos de granos completos poco conocidos) o (no “y”) una pequeña ración de carne o pescado.

Puedes también darle mantequilla de nuez, almendra o merey, agregándoselos a los granos o a los vegetales y así lograr una comida nutritiva. De igual manera, se puede agregar aceite de linaza de extracción al frío.

Uno de los principios de una apropiada combinación de alimentos plantea el evitar mezclar proteínas con carbohidratos (por ejemplo con granos). De esta manera puedes servir en una sola comida tanto vegetales con carne, pescado o legumbres, como vegetales con granos, pero debes evitar, a toda costa, servir carne, pescado y legumbres con granos.

Grasas

El aceite de coco posee cualidades altamente beneficiosas desde el punto de vista nutricional. Todos los niños deberían consumirlo.

El aceite de coco reduce la epilepsia en muchos niños.

Asegúrate que todos los aceites sean de buena calidad y no-hidrogenados. Deberías de darles a los niños aceite de linaza todos los días, tan fresco como sea posible. Colocarlo en pequeños envases y mantenerlos en la nevera y debe usarse crudo sobre la comida.

Nuestro próximo artículo se enfocará en los tipos de alimentos que deben ser eliminados de la dieta de tus hijos, o al menos reducirlos considerablemente para ayudar al metabolismo y contribuir a su desarrollo óptimo.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario